GRANDES EXPLORADORES: JUAN DE OÑATE , EL ÚLTIMO CONQUISTADOR(PRIMERA PARTE)

Cuando hablamos de los conquistadores españoles en América siempre nos vienen a la mente dos nombres , el conquistador de los aztecas y mayas, Hernán Cortés(1485-1547), y el conquistador del Imperio Inca, Francisco Pizarro(1478-1541). En el Mentidero ya hemos conocido a otros hombres cuyo nombre no es tan conocido, como el descubridor del Pacífico, Vasco Núñez de Balboa(1475-1519) o Juan Ponce de León(1460-1521), el conquistador y colonizador de Puerto Rico y descubridor de la Florida, y hoy vamos a sumergirnos en la historia del que podríamos considerar como el último gran conquistador de España en su aventura americana que había empezado un 12 de octubre de 1492 y que durante un siglo había llevado a España a dominar toda la parte central y sur del continente, excepto Brasil en manos de Portugal de acuerdo en lo establecido en el Tratado de Tordesillas firmado en 1494 entre los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla(1451-1504) y Fernando II de Aragón (1452-1516), y el rey portugués Juan II (1455-1495) , en virtud del cual se establecían las zonas de conquista que correspondían a cada una de las dos naciones.

Mapa con los límites marcados de acuerdo al Tratado de Tordesillas de 1494 , firmado bajo los auspicios del papa Alejandro VI(1431-1503), el papa Borgia y , por lo tanto, español. En virtud de este Tratado Portugal y España se repartían el mundo, evitando así conflictos entre ambas potencias. Portugal se quedaba con África , donde ya tenía numerosas bases, y con el control del mercado de las especias , mientras que España reservaba para sí las nuevas tierras descubiertas por Colón en 1492 , excepto Brasil, que quedaba dentro del área de influencia de Portugal (imagen procedente de http://www.avizora.com )
Después de una primera mitad de siglo XVI en la que los españoles se extendieron por todo el sur y el centro de América, en 1550 el emperador Carlos V (1500-1558) ordenaba que se detuvieran las expediciones de exploración y conquista hasta que un organismo existente en cada virreinato estableciese que estas podían desarrollarse “sin injusticia a los indígenas que viviesen en esas tierras”  , y su hijo y sucesor Felipe II (1527-1598) mantuvo estas instrucciones. A pesar de la leyenda negra que siempre ha rodeado la conquista española y sus indudables episodios de brutalidad, injusticia y explotación, lo cierto es que la Corona siempre tuvo como una de sus preocupaciones el proteger y respetar en lo posible a los naturales de los nuevos territorios, aunque una cosa eran las leyes que se dictaban y otras el cumplimiento de las mismas . La conquista parecía ya estabilizada, pero aún había un territorio que despertaba el interés español, en particular de los sucesivos virreyes de Nueva España que se extendía por los territorios del antiguo reino azteca y que en el futuro se convertiría en la nación de México
Este territorio en el que tenían puestos sus ojos los virreyes de Nueva España se encontraba al norte del virreinato y  hoy lo conocemos con el nombre de Nuevo México , Arizona y Texas . Un territorio donde las autoridades españolas suponían que debía albergar importantes riquezas , lo que ya en la década de los sesenta del siglo XVI había llevado la frontera más allá del actual estado mexicano de Chihuahua, en el norte del país. Sin embargo, no sería hasta 1595 cuando el entonces virrey de Nueva España, Luis de Velasco y Castilla y Mendoza(1539-1617), virrey desde 1590,  tomara la decisión de poner en marcha el proyecto de exploración y conquista de aquellas desconocidas tierras, eligiendo para ello a Juan de Oñate y Salazar (1550-1626). Juan era hijo de otro conquistador, Cristóbal de Oñate (1505-1567) que había nacido en la ciudad vasca de  Vitoria y cuyo apellido significaba “al pie del paso de la montaña” en vasco.

Los dos grandes virreinatos en los que estaba dividida la América española , aunque en este mapa podemos ver como el Virreinato de Nueva España tiene unas fronteras posteriores a la expedición de Juan de Oñate, pues hasta esta nadie había establecido una colonia más allá de la frontera marcada por el río Bravo, el mismo que fija desde 1848 la frontera entre Estados Unidos y México (imagen procedente de http://www.columbia.edu )

Cristóbal de Oñate había llegado a Nueva España en 1524 y en 1529 había participado en la expedición de conquista del noroeste de México dirigida por Nuño de Guzmán (1490-1544) y en la que Cristóbal tendría el grado de capitán . La expedición contaba con 300 soldados españoles y 6000 auxiliares indios y al frente de ella  Nuño de Guzmán conquistaría los territorios que hoy incluyen los estados mexicanos de Nayarit, Jalisco, Colima, Aguascalientes y Zacatecas, un territorio que comprendía casi la tercera parte de la extensión total de México . En un primer momento Nuño de Guzmán puso a estos territorios el nombre de Conquista del Espíritu Santo de la Mayor España, pero posteriormente la reina Juana I de Castilla(1479-1555), conocida como Juana la Loca,hija de los Reyes Católicos,  en uno de sus momentos de lucidez y en ausencia de su hijo Carlos V, ordeno que el nombre  fuera cambiado por el de Reino de la Nueva Galicia y que se fundara una ciudad para ser su capital con el nombre de “Santiago de Galicia de Compostela”
Tepic, capital del estado mexicano de Nayarit. Pero Nuño no se había ganado el aprecio de los indígenas, muy al contrario, pues se distinguió por ser uno de los conquistadores españoles  más sanguinarios y crueles. Su táctica era tan efectiva como despiadada. Sitiaba los poblados de los indios , les robaba todos sus cultivos , incendiaba los campos, los almacenes y sus casas para después torturar a los caciques de cada uno de los poblados. No importaba que le ofrecieran regalos y le proporcionaran provisiones, Nuño ordenaba que fueran torturados por si podían revelar donde había oro u otros tesoros escondidos y luego mandaba ejecutarlos. Con Hernán Cortés le unía una profunda enemistad y las críticas a sus formas de actuar eran constantes, lo que finalmente obligó a la Corona a abrir una investigación, despojándole de su condición de gobernador del reino de la Nueva Galicia y ordenando su traslado a España para ser juzgado.

En morado , sobre el mapa de la actual República Mexicana, la extensión del Reino de Nueva Galicia que conquistaría a partir de 1529 Nuño de Guzmán al frente de 300 hombres y 6000 indios , entre los que se encontraba como uno de sus capitanes Cristóbal de Oñate. La labor conquistadora de Guzmán fue muy importante, ya que su extensión representaba un tercio de las tierras conquistadas hasta entonces en México, pero la brutalidad con la que se empleó contra los indios terminó finalmente con su destitución como gobernador y su posterior traslado a España para responder por su gestión y los actos de los que se le acusaba. Finalmente moriría encerrado en un castillo madrileño en marzo de 1544. Mientras, Oñate se convertía en el gobernador de Nueva Galicia, cargo que desempeñaría en tres ocasiones diferentes. Oñate se había convertido en uno de los hombres más ricos del virreinato gracias a las minas de plata descubiertas cerca de Zapotecas (imagen procedente de http://ariadnaharui-lahistoriatec.blogspot.com ).
 Nuño de Guzmán, al que fray Bartolomé de Las Casas(1484-1566) llamaría “gran tirano” y el cronista mexicano Vicente Riva Palacio (1832-1896) definiría  como “el hombre más perverso de cuantos habían pisado la Nueva España”  moriría encerrado  en el castillo madrileño de Torrejón de Velasco en 1544. Mientras, el que había sido su capitán, Cristóbal Oñate, fundaba nuevas ciudades como Compostela, que se convertirá en la nueva capital del reino ,  Guadalajara y Zacatecas , siendo en esta última donde se descubrirían importantes minas de plata que convertirían a Cristóbal Oñate en uno de los hombres más ricos de Nueva España , aunque su situación ya era buena desde que siendo joven contrajera matrimonio con Catalina de Salazar, hija del Tesorero Real de Nueva España, don Gonzalo de Salazar. Será en tres ocasiones diferentes gobernador de Nueva Galicia pero ,al contrario que el que había sido su jefe de expedición, Nuño de Guzmán, el comportamiento de Cristóbal Oñate con los pueblos indios de este territorio fue bueno y aún hoy es recordado no sólo como el fundador de las ciudades que he citado, sino como un hombre generoso y justo , y por eso su nombre aparece como homenaje en numerosos accidentes geográficos y en nombres de calles y plazas  
De su matrimonio con Catalina de Salazar, Cristóbal Oñate tendría seis hijos, cinco de ellos nacidos en el propio reino de Nueva Galicia, en Pánuco Zacatecas, entre ellos nuestro protagonista , Juan de Oñate , que nacería en 1550. Cristóbal de Oñate fallece en 1567, y ya por entonces el joven Juan de Oñate se encuentra combatiendo a las tribus chichimecas del norte de Nueva Galicia. En realidad los chichimecas no eran una tribu en concreto sino el nombre despectivo , pues significa “perro sin correa” aunque otros lo traducen por “gente roja”, con el que se conocía al conjunto de tribus que vivían en el norte del actual México, entre los que se encontraban los pames, guamares, zacatecos y guachichiles,  tribus que se dedicaban a la caza aunque también algunos de ellos se hallaban asentados junto a los ríos dedicados a la agricultura . No tenían establecidos territorios bien delimitados, por lo que los conflictos entre las diferentes tribus eran continuos , eran gobernados por caciques que solían ser elegidos entre los guerreros más valientes de la tribu, y sus condiciones de vida eran duras debido sobre todo a la aridez de las tierras que habitaban, lo que provocaba constantes conflictos entre ellos por los alimentos.   

Estatua ecuestre en homenaje a Juan de Oñate en la ciudad norteamericana de El Paso, en el estado de Nuevo México, en la frontera entre Estados Unidos y México separada por el Río Bravo  de la ciudad mexicana de Ciudad Juárez . En el punto donde hoy se encuentran ambas ciudades fue por donde cruzó la expedición dirigida por Oñate adentrándose en Nuevo México, tierras de las que Oñate tomaría posesión en nombre de Felipe II, aunque podemos decir que aún se encontraba en el comienzo de su aventura  

Juan de Oñate se casará con Isabel de Tolosa Cortés Moctezuma, ilustres apellidos pues Isabel era la biznieta de Hernán Cortés y la princesa Isabel Moctezuma(1509-1550) , cuyo verdadero nombre era   Tecuichpo Ixcaxochitzin , que significa “flor de algodón” , y era una de los 19 hijos de Moctezuma Xocoyotzin o Moctezuma II(1466-1520), emperador de los aztecas. Con ella tendría dos hijos,  Juan de Oñate Cortés en 1580 y María de Oñate Cortés en 1582. Pero la ambición de Oñate iba más allá de encargarse del gobierno de Nueva Galicia y guerrear con los chichimecas, quería explorar y conquistar aquellas tierras que se hallaban más al norte y su oportunidad estaba a punto de llegar. Como ya había mencionado, en 1595 el virrey de Nueva España, Luis de Velasco, le elige para encabezar la expedición que había autorizado el monarca español Felipe II(1527-1598) cuyo objetivo principal era difundir la fe católica entre los indios americanos y fundar nuevas misiones , aunque el propósito real de muchos de los colonos que se unieron a la expedición era , como solía suceder, la búsqueda de nuevas minas de oro y plata.
El virrey entrega a Oñate un contrato con las instrucciones para su expedición, entre las que se encuentran descubrir y poblar las nuevas tierras siempre “con toda paz , amistad y cristiandad”, nombrándole gobernador de este territorio que sería llamado Nuevo México y que tendría carácter hereditario, por lo que pasaría a su muerte a manos de su hijo. El propio virrey suministraría a la expedición las municiones , pólvora y los cañones que necesitaban, mientras que el resto del material de guerra sería financiado en gran parte por el propio Oñate. Estaba obligado a reclutar a 200 hombres totalmente equipados, cinco sacerdotes y ,como se trataba de colonizar y poblar los nuevos territorios, también acompañarían a la expedición mujeres y niños, junto con 3000 ovejas, 1000 cabras, 1000 carneros y 1000 vacas además de 150 caballos y 150 potros. Casi todos ellos eran jóvenes, pues estas expediciones eran de gran dureza y hacía falta unas muy buenas condiciones físicas para afrontarlas  y estaban formados sobre todo no por españoles de la Península, sino por criollos,nombre que se daba a los españoles nacidos en América, y mestizos  que anhelaban las riquezas y la mejora en su posición social que podría suponer el éxito de la expedición,aunque también había un importante número de veteranos de las guerras en Europa, en particular de Flandes.

El Camino Real de Tierra Adentro
En este mapa vemos el conocido como Camino Real de Tierra Adentro que ya existía desde Ciudad de México hasta Santa Barbara. Juan de Oñate lo prolongaría mil kilómetros más poniendo en contacto Santa Barbara con la nueva ciudad que iba a fundar en Nuevo México, San Gabriel, en el lugar al que llamó San Juan de los Caballeros. Vemos también en azul el curso del Río Bravo que serviría como límite fronterizo del nuevo reino  y la población de Socorro, que hacia referencia a un asentamiento de los indios Pueblo que habían auxiliado a los españoles después de una terrible travesía por el desierto en la zona conocida como la Jornada del Muerto. Gracias a la ayuda de los indios pudieron seguir el viaje y por ello lo llamaron Socorro. Este camino sería por el que se iría introduciendo en los siglos siguientes la cultura española entre las tribus indias (imagen procedente de http://www.momentosespañoles.es ) 
Sin embargo, el inicio de la expedición se complicó cuando Luis de Velasco , el virrey de Nueva España, es nombrado en ese mismo año de 1595  virrey del Perú y ocupa su puesto en Nueva España  Gaspar de Zúñiga y Acevedo (1560-1606) que tenía en mente a otro hombre para encabezar la expedición, a su amigo Pedro Ponce de León, pero por fortuna para Oñate no disponía de los recursos económicos necesarios para pagar los gastos de organización de la expedición. Por lo tanto , Oñate sigue adelante con sus planes , y en enero de 1597 parece tenerlo ya todo dispuesto para emprender la marcha  desde la población de Santa Barbara, en el actual estado mexicano de Chihuahua. Pero Gaspar de Zúñiga no tenía una relación amistosa con Oñate y estaba dispuesto a poner todos los obstáculos necesarios para retrasarla e incluso impedirla, aunque para ello tuviera que ignorar las órdenes del propio Felipe II ,que ya había pedido que esta se iniciara.  Zúñiga envía una inspección de la expedición, que termina con un resultado positivo, pero aún así ordena otra nueva inspección con la prohibición de que Oñate comience la marcha sin obtener su permiso.
Con todas estas inspecciones,a todas luces innecesarias, lo único que pretendía Zúñiga era crear el descontento entre los hombres de Oñate, algunos de los cuales fueron abandonándole debido a los continuos retrasos . Además, Oñate sólo tenía 120 soldados, cuando el contrato exigía 200, por lo que el inspector enviado por Zúñiga ,llamado Frías, impedía que Oñate se pusiera en marcha por incumplimiento del contrato. Con todos estos obstáculos, la expedición retrasó su partida hasta 1598, pero por fin, el 26 de enero de 1598, Frías no encuentra más pretextos para retrasar la marcha y la expedición de Oñate abandona Santa Barbara y comienza su camino hacia el norte. En total , además de las siete mil cabezas de ganado y los 120 soldados acompañados de mujeres y niños, la expedición incluía 83 carros tirados por bueyes y en el mes de marzo se incorporarían a la expedición dos sacerdotes y ocho monjes franciscanos , que serán los encargados de evangelizar los nuevos territorios.

Mapa actual de la zona que recorrió la expedición de Juan de Oñate y señalado en amarillo el Río Bravo o Río Grande . El territorio en el que se estaban internando los españoles era una zona , hostil, donde entre las demás tribus destacaba la de los apaches, un termino que procede de otra tribu india, la de los zuñi y que significa “enemigos”. Cuando llegan los españoles a Nuevo México los apaches se encontraban allí después de un largo viaje de quinientos años que les había llevado desde Canadá hasta la frontera con Nueva España , parece que dedicándose en ese tiempo al pillaje y tenía enfrentamientos con todas las tribus indias de la zona, que los temían por su fiereza y habilidad en el combate . Constituirían una amenaza permanente para los españoles en sus pequeños asentamientos  en Nuevo México, Arizona y Texas (imagen procedente de http://www.voyagesphotosmanu.com )  
Oñate envía a un grupo de 17 hombres dirigidos por su sobrino, Vicente de Zaldivar, para que marchen por delante del cuerpo principal de la expedición ,con la misión de explorar el terreno para establecer lugares adecuados para detenerse y descubrir posibles amenazas de las tribus indias. Aquellos hombres estaban a punto de internarse en un territorio habitado por tribus como los indios hopi , los tewas, los tanos o los míticos apaches entre otras muchas tribus. Después de acampar en la Semana Santa de 1498 junto a un río al que da el nombre de Jueves Santo, continúan su camino  que les lleva hasta un nuevo río que les corta el paso, el Río de las Conchas , y para atravesarlo Oñate ordena que se quiten 24 ruedas de las carretas y después de atarlas y cubrirlas con troncos forman un puente para que el resto de carros y el ganado lo puedan atravesar. Todo el proceso, más el descanso que tuvieron que hacer tras el esfuerzo que requirió toda esta operación, les llevaría una semana.
Por fin, el 20 de abril de 1598 llegan a las orillas del Río Grande, al que hoy los mexicanos conocen con el nombre de Río Bravo. Célebre gracias a las películas del oeste del pasado siglo XX , este río de 3034 kilómetros, recorre los actuales estados norteamericanos de Colorado, Nuevo México y Texas, para luego internarse en México recorriendo Chihuahua, Coahuila, Nuevo León  y Tamaulipas donde desemboca en el Golfo de México. Este curso fluvial sería el que en el futuro iba a marcar , a partir de 1848, la frontera entre México y Estados Unidos. Es en este punto donde se encuentra la expedición de Oñate , que tendrá que hacer frente a varios ataques de tribus indias , hasta que una vez cruzado el río en los primeros días de mayo por el conocido como Paso del Norte, donde hoy se encuentran las ciudades fronterizas de Ciudad Juárez en México y El Paso en Estados Unidos,   Oñate ordena levantar a sus orillas una capilla , donde tres semanas después ya esta lista para celebrar una misa, misa en la que dan gracias a Dios  por la fortuna de la expedición hasta ese momento. Oñate toma posesión de Nuevo México en nombre del rey Felipe II, que iba a morir ese mismo año.

Esta es la travesía conocida como Jornada del Muerto, que Juan de Oñate y su expedición recorrieron durante casi 120 kilómetros hasta llegar a un asentamiento de indios Pueblo que les auxiliaron. Por ello Oñate llamó a aquel asentamiento  Socorro.. El nombre de Jornada del Muerto podría provenir de un alemán que habría muerto allí cuando huía de la Inquisición en el siglo XVII, aunque parece más probable que se deba a que es un lugar donde no hay agua , ni leña , ni pastos. En el siglo XX la Jornada del Muerto sería el lugar elegido para la primera prueba atómica el 16 de julio de 1945.(imagen procedente de http://www.datuopinion.com ) 

De nuevo vuelven al camino siguiendo el curso del Río Bravo  hasta que se separan de él sin saber que se estaban metiendo en una zona desértica conocida como la Jornada del Muerto,  con una extensión de unos 120 kilómetros , donde no hallaban pozos para abastecerse de agua. Por fortuna para los españoles, encontraron en los límites de este desierto a un grupo de indios pertenecientes a los conocidos como Indios Pueblo, de los que hablaremos más adelante, que les prestarán ayuda proporcionándoles agua y alimentos. Por eso Oñate llamó a aquel pueblo Socorro. Recuperadas las fuerzas, reinician la marcha, y llegan hasta otro asentamiento de una tribu de los indios Pueblo, los Oh-Ke, que los reciben sin hostilidad. Allí será donde Oñate decidirá  establecer su primer asentamiento  en un lugar al que dará el nombre de San Juan de los Caballeros  en honor del santo patrón de Oñate y la nueva fundación recibirá el de San Gabriel. Es el 18 de agosto de 1598, la expedición ha recorrido 1000 kilómetros desde que partiera de Santa Bárbara el 26 de enero de 1598 y decide pasar allí el invierno, en un territorio donde son frecuentes las incursiones de los apaches . Si , habían logrado tomar posesión de Nuevo México y fundar su primera población, pero iba a ser un invierno muy duro , en un territorio hostil, árido y a más de mil kilómetros de la primera población española. La aventura no acababa sino de empezar, pero eso lo veremos en la segunda parte de la historia del último conquistador .