DEL PROTOCOLO DE KIOTO A LA CONFERENCIA AMBIENTAL DE DURBAN : LA TÁCTICA DEL AVESTRUZ

El avestruz es el ave más grande que existe en nuestros días, puede alcanzar los 3 metros de altura y superar los 180 kilos de peso. Es creencia difundida que cuando se ve en peligro y no puede escapar gracias a su gran velocidad , su táctica consiste en ocultar la cabeza en un agujero en el suelo, como si al no ver el peligro este desapareciera por arte de magia. Es algo muy parecido a lo que muchos hicimos  de niños , cuando imaginando monstruos ocultos en las sombras de nuestro dormitorio buscábamos refugio y protección bajo el escudo de nuestras sabanas, pensando que de esa forma los terrores nocturnos desaparecerían. La realidad es otra distinta, el avestruz, cuando se encuentra en peligro, no oculta la cabeza para no verlo, sino que inclina el cuello y lo sitúa próximo al suelo para de esa forma simular ser un arbusto y engañar a sus perseguidores. Una táctica que demuestra inteligencia, muy lejos del ave estúpida que parecía describir esa leyenda , una leyenda, que , sin embargo , ha tenido éxito e incluso ha dado lugar a un dicho en nuestra lengua, “.la táctica del avestruz” , recogida en el Diccionario de la Real Academia con esta definición “Actitud de quien trata de ignorar peligros o problemas”.
Pues esta táctica, que las avestruces ya hemos visto que no utilizan , si es empleada por los representantes de las naciones del mundo en la recién terminada Conferencia Ambiental de Durban. La Conferencia, por motivos que ahora veremos, ha sido un fracaso pero no es esto tan grave como el hecho de que se trata de uno más de los fracasos consecutivos que han cosechado estas Conferencias, como si los peligros que desde hace décadas está lanzando la comunidad científica, los grupos ecologistas y todos aquellos que sienten alguna inquietud por nuestro futuro y ven como las predicciones de un calentamiento acelerado del planeta y las consecuencias que puede tener para nuestras sociedades , se aproximan hacia un punto de no retorno ante la desidia, la despreocupación, la ciega codicia de los gobiernos de las naciones más poderosas del planeta. Una vez más, como es habitual en el Mentidero, tenemos que viajar al pasado,  hasta el año 1972, para encontrar el origen de estos primeros intentos por cambiar la situación medioambiental.

Fotografía comparativa del deshielo de la llamada Cordillera Blanca de Perú  con la que podemos comprobar como sólo en seis años , entre 2001 y 2007 se había reducido el tamaño del glaciar. Esta cordillera se extiende a lo largo de 180 kilómetros, de norte a sur, y en ellas se encuentran las montañas más elevadas de la zona. En 1973 la superficie total de los glaciares de la Cordillera Blanca era de 723 km2, actualmente cuenta con 527 km2, es decir, casi un 30% menos. Y el ritmo se está acelerando. Los glaciares del mundo acumulan más del 75% del  agua dulce, alimentan lagos y ríos y su desaparición pondrá en peligro la existencia de los mayores cursos fluviales del mundo y convertirán al agua en un recurso escaso que podría causar las guerras del futuro por su control. Suena apocalíptico, pero la comida y el agua pueden convertirse en la auténtica riqueza del futuro y el origen de los principales conflictos (imagen procedente de http://www.fperu.com )
Estamos en Estocolmo, año 1972, y se está celebrando la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente Humano. En ella , por vez primera ,se trataban los problemas medioambientales que padecía el planeta y su progresiva degradación . Se creaba el PNUMA, siglas de Programa de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente , cuyo objetivo iba a ser despertar la conciencia de las sociedades de todo el mundo sobre los riesgos a los que nos enfrentábamos desde el cambio climático a la degradación del suelo , la presión excesiva sobre los caladeros, los problemas de abastecimiento de agua , la contaminación y el previsible deterioro que ello supondría para las condiciones de vida de las diferentes sociedades. Cuatro años antes de esta Conferencia se habían reunido en Roma un grupo de 105 científicos y políticos procedentes de 30 naciones para tratar algunos de estos temas. En 1970 este grupo de científicos constituiría oficialmente el llamado Club de Roma  y por su iniciativa se elaboró el “Informe sobre los límites del crecimiento”, publicado precisamente en 1972 cuando se celebraba la  Conferencia de Naciones Unidas en Estocolmo.
En este informe se hizo una simulación por ordenador de la evolución del crecimiento económico, el crecimiento demográfico y las consecuencias que eso tendría para el medio ambiente durante los siguientes cien años. El Informe dejaba claro algo que hoy nos parece obvio, no es posible un crecimiento sostenido e indefinido basado en la explotación de recursos naturales limitados. Pero mejor veamos la conclusión del Informe “Si el actual incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos  y la explotación de los recursos naturales  se mantiene sin variación, alcanzará los límites absolutos de crecimiento en la tierra durante los próximos cien años”  Este texto sirvió de referencia para las discusiones de la Conferencia de Naciones Unidas en Estocolmo, pero pasarían veinte años hasta que se tratase de impulsar las primeras decisiones políticas a nivel global para hacer frente a esta situación. Fue en este año cuando se convocó la segunda  Conferencias de Naciones Unidas sobre el Medio ambiente y el Desarrollo, en Río de Janeiro entre el 2 y el 13 de junio de 1992.

DOCUMENTAL “UNA VERDAD INCÓMODA”

Aunque este documental presentado por el que fuera candidato a la presidencia de Estados Unidos, Al GoreDe momento hemos perdido casi cuarenta años desde la Conferencia de Estocolmo hasta la recién terminada conferencia de Durban, una vez más sin ningún logro destacable. Otra oportunidad perdida. Es largo, cerca de una hora y media, pero si no lo habéis visto merece la pena.

Llamadas también Cumbres de la Tierra, tendría en Río de Janeiro como referencia un nuevo informe titulado “Más allá de los límites de crecimiento” donde se actualizaban los datos recogidos dos décadas antes y se llegaba a la conclusión de que se habían superado los límites que permitían sostener a la población en el planeta. Sobre ello estuvieron debatiendo los 172 gobiernos , con 108 jefes de estado a la cabeza , 2400 respresentantes de Organizaciones no Gubernamentales  que trataron sobre la necesidad de descubrir, evolucionar y aplicar  fuentes alternativas a los combustibles fósiles, como afrontar la progresiva escasez de agua o los problemas causados por la contaminación. Como veis, temas casi calcados a los debatidos en la anterior Cumbre de la Tierra de Estocolmo. Se habían perdido dos décadas. Se creaba la   Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático con el  objetivo de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de hacer frente a los desafíos a los que tenía que enfrentarse la humanidad  y se impulsa la redacción de la Carta de la Tierra, una especie de Constitución global  que tratase todos los problemas  tanto los ambientales como los sociales, los económicos, los políticos y los culturales, no por separado , sino como un conjunto relacionado al que había que dar una respuesta global no por una nación, sino por todo el planeta.
Se pretendía así crear una nueva visión del desarrollo que no se basara exclusivamente en el crecimiento económico y el beneficio a cualquier precio  para lo cual, afirmaba la Carta en su texto final, “El proceso requerirá un cambio de mentalidad y de corazón”. Sin embargo, no sería posible consensuar un texto en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro y se habría de nuevo un tiempo de discusiones que concluye con la creación de una nueva comisión, la Comisión de la Carta de la Tierra, compuesta por 23 personalidades de varios continentes en el año 1997. Por fin, en marzo del año 2000  es aprobado el texto definitivo de la Carta de la Tierra en París, en la sede de la UNESCO. Un texto hermoso, claro y preciso donde afirma la necesidad de respetar la Tierra y la vida sobre ella, el desarrollo de sociedades democráticas, asegurar que la Tierra será preservada para las generaciones futuras, erradicar la pobreza y adoptar patrones de desarrollo y consumo que protejan los recursos naturales de la Tierra . Todos ellos principios loables y bellos  pero, como decía George Bernard Shaw ” El cristianismo sería una excelente idea, si alguien lo practicara”. Algo parecido sucede con la Carta de la Tierra, sería un gran texto, si alguien se molestara en cumplirlo. No me resisto de todas formas a poneros el bello preámbulo con el que se inicia la Carta de la Tierra , la que la Carta define como nuestro hogar, algo que aún muchos parecen no comprender.

En este gráfico podemos ver los dos tipos de calentamiento de la Tierra. El efecto invernadero producido por causas naturales y que mantiene estable la temperatura del planeta, a la derecha de la imagen vemos las causas del calentamiento atmosférico producido por el hombre. El objetivo que se ha fijado en las diferentes Conferencias fue limitar este calentamiento para evitar que superase el 1,5ºC pero este objetivo cada vez se aleja más y ya hay previsiones que hablan de hasta 3ºC.  El escritor James Lovelock, creador de la Hipótesis Gaia según la cual   la atmósfera y la parte superficial del planeta Tierra se comportan como un todo coherente donde la vida,, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales, considera que hemos alterado esa regulación y además hemos perdido demasiado tiempo y ya no estaríamos a tiempo de invertir el proceso que alterará el clima y cambiará el mundo que conocemos, formándose, según Lovelock, islas de refugiados climáticos que huirán de grandes zonas del planeta que quedarían inhabitables. Personalmente espero que no sea así, pero la esperanza no basta, hay que actuar para evitarlo y eso es lo que no están haciendo nuestros líderes (imagen procedente de http://www.docstoc.com ) 
“Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futura .La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro hogar, está viva con una comunidad singular de vida. Las fuerzas de la naturaleza promueven a que la existencia sea una aventura exigente e incierta, pero la Tierra ha brindado las condiciones esenciales para la evolución de la vida. La capacidad de recuperación de la comunidad de vida y el bienestar de la humanidad dependen de la preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos finitos, es una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado. “
Tres años antes de ser aprobado el texto de la Carta de la Tierra, se firmó en 1997 el conocido como Protocolo de Kioto sobre el cambio climático cuyo principal objetivo era reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero para detener el calentamiento global del planeta., entre ellos el dióxido de carbono, el gas metano y el óxido nitroso. Firmado el 11 de diciembre de 1997 sin embargo no entraría en vigor hasta que fuera ratificado por las diferentes naciones, un proceso que no concluyó hasta ocho años después. Finalmente, entró en vigor el 16 de febrero de 2005, sin contar con la ratificación de Estados Unidos, el principal productor a nivel mundial de gases de invernadero, pues con apenas un 4% de la población mundial genera hasta un 25% del total de estos gases. Aunque el presidente Bill Clinton (1946) si había dado su apoyo a este Protocolo, el Congreso no lo aprobó, y su sucesor en la presidencia, George W.Bush(1946), se retiró de él alegando que al centrar en Estados Unidos la reducción de gases y no en otras naciones de gran tamaño como India y China, ello perjudicaría comercialmente a Estados Unidos. El  Protocolo de Kioto establecía el objetivo de reducción hasta el año 2012, después del cual habría que renovarlo

Uno de los más evidentes indicadores del calentamiento global es la progresiva reducción de la capa de hielo del Polo Norte. Pero incluso esta gráfica puede ser demasiado optimista,En septiembre de este año 2011 se había batido el anterior record del año 2007 y el Polo Norte ocupaba una extensión de sólo 4.200.000 kilómetros cuadrados. Como vemos en el gráfico en el año 1970 su superficie era de ´7.600.000 kilómetros cuadrados en verano, en el año 2005 había descendido a 5.300.000  y en este año 2011 ha perdido en verano un millón más de kilómetros cuadrados. Cuanto menor sea la superficie de agua cubierta por el hielo más se calentará esta acelerando así el deshielo del resto de la capa helada . Esto puede causar un descenso de la salinidad del mar , lo que a su vez puede causar cambios en la Corriente del Golfo que regula la temperatura en Europa y la costa norteamericana. Además elevará el nivel del mar y tendrá consecuencias imprevisibles sobre la vida marina y catastróficas para especies como el Oso Polar (imagen procedente de http://mundoinfografia.blogspot.com )
En los años posteriores se fueron celebrando nuevas Conferencias sobre Cambio Climático que hicieron un seguimiento y desarrollaron los puntos establecidos en el Protocolo de Kioto sobre emisión de gases de efecto de invernadero. En la de Montreal en el año 2005 se creó  Grupo de Trabajo Especial sobre los Futuros Compromisos de las Partes que estudiaría el cumplimiento de esta reducción. En las Conferencias sobre Cambio Climático de Nairobi en 2006, Bali en 2007 y Poznan en 2008 se debatió las acciones a llevar a cabo después del año 2012 , una vez que expirase el Protocolo de Kioto. En 2009 se celebraba la Conferencia sobre Cambio Climático en Copenhague , en la que participaron 192 países y 34.000 delegados. Tenía como objetivo final el presentar un acuerdo para después del 2012 que redujese la emisión de gases de efecto invernadero entre un 25% y un 40% con respecto a los niveles de 1990 en los países industrializados y  entre un 80% y un 95% en el año 2050. Pero este objetivo sería el centro de intensos debates y también de solemnes declaraciónes como las del nuevo presidente norteamericano Barack Obama(1961), que pronunció estas palabras antes del inicio de la Conferencia
“La amenaza del cambio climático es seria, es urgente y está aumentando. La historia juzgará la respuesta de nuestra generación a este desafío, porque si no le hacemos frente –de manera audaz, rápida y conjunta– arriesgamos entregarles a generaciones futuras una catástrofe irreversible…todos los pueblos –nuestra prosperidad, nuestra salud, nuestra seguridad– están en peligro. Y se nos está acabando el tiempo para revertir esta tendencia…durante demasiados años, la humanidad se ha demorado para responder o incluso reconocer la magnitud de la amenaza del clima. Ése también es el caso de nuestro propio país. Lo reconocemos. ..los países desarrollados que han causado tanto daño en nuestro clima durante el último siglo tienen la responsabilidad de ser líderes…Pero esos países en desarrollo y de rápido crecimiento que producirán casi todo el aumento en las emisiones mundiales de carbono en las próximas décadas también deben poner de su parte… será necesario que se comprometan a medidas internas enérgicas y a cumplir con dichos compromisos, de igual manera que los países desarrollados deben cumplir”

Hay fotografías que hablan por si sola, como la de esta comparativa de un glaciar en 1928 y en 2004. Lo que antes era un glaciar ahora se ha transformado en un lago con el glaciar arrinconado en la parte derecha de la imagen.  El deshielo podría provocar inundaciones tanto a nivel local, en las poblaciones cercanas a los glaciares, como a nivel global en las ciudades costeras y a la larga problemas de abastecimiento de agua dulce. Sin embargo, a pesar de estas evidencias, todavía se trata de quitar importancia al calentamiento global y se tacha de apocalípticos a los que avisan sobre las consecuencias futuras. Aunque fueran exageradas , creo que estas fotos no exageran nada, son reales y deberían movernos a reaccionar. Los fracasos de las sucesivas Conferencias del Clima son un insulto para las generaciones futuras  (imagen procedente de http://www.organicamente.com.ar )

Sin embargo, la lucha de intereses entre las principales potencias industriales, en particular Estados Unidos y China, llevaron , después de un acuerdo tomado en el último momento, a un resultado final donde no se fijaban cuotas de reducción de gases de efecto invernadero, ni se establecían objetivos para el 2050. En realidad , el texto aprobado y presentado como un éxito no comprometía a nada y el único logro concreto fue la creación de un fondo de 100.000 millones de dólares aportado por los países ricos para combatir el cambio climático en los pobres. Se mostraron de acuerdo los participantes en la Conferencia  que la lucha contra el cambio climático debía seguir al año siguiente en la nueva Conferencia sobre el Cambio Climático celebrado en Cancún. En esta Conferencia ,después de semanas de debates, se llegó a la conclusión de crear un “Fondo Verde” de 100.000 millones a entregar a los países pobres hasta el 2020 , el mismo fondo del que ya se había hablado un año antes y que, por supuesto, no se había puesto en marcha . Se creó un nuevo Comité de Adaptación, otro comité más , para ayudar a los países a diseñar planes para hacer frente al cambio y , finalmente, se reconoció que ¡era necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el futuro!, aunque,por supuesto, no establecía ningún mecanismo para conseguirlo.
Aunque os pueda parecer increíble, esta Conferencia fue considerada por muchos un éxito y un paso adelante, aunque es difícil saber el origen de este optimismo,   que nos llevaba hasta la recién clausurada Conferencia sobre el Cambio Climático de Durban. En la madrugada de este 11 de diciembre, cuando escribo este artículo, se llegó a un acuerdo para prorrogar el Protocolo de Kioto hasta el año 2020 y comenzar las negociaciones para diseñar un nuevo Protocolo que pudiera estar listo en 2015 para su aprobación. Este acuerdo fue firmado por las principales potencias, Estados Unidos, China, India y Rusia entre otras , pero con una peligrosa clausula que garantiza a los grandes países industrializados que los acuerdos a los que se lleguen en el futuro no sean vinculantes . Se siguió debatiendo sobre el Fondo Verde una vez más y no se establecieron nuevas cuotas de reducción de emisión de gases de efecto invernadero. Otra vez se ha dejado todo para la cumbre del año que viene en Qatar.

Archivo:Global Warming Map.es..png
En este gráfico se comparan las temperaturas medias alcanzadas entre 1999 y 2008 con las medias entre 1940 y 1980. Los colores naranjas y marrones desvelan incrementos de las temperaturas medias entre 1 grado y dos grados, los colores azules descensos en la media. Como podéis comprobar la media de temperatura se ha incrementado practicamente en todo el planeta , en muchos puntos con variaciones de hasta dos grados de temperatura  , mientras que casi en ningún punto ha habido descensos en la media
Si miramos atrás advertimos el largo camino recorrido desde 1972 en la primera Cumbre de la Tierra de Estocolmo, cuando se publicó también el primer Informe sobre los límites del Crecimiento donde leíamos aquella advertencia “Si el actual incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación de los recursos naturales se mantiene sin variación, alcanzará los límites absolutos de crecimiento en la tierra durante los próximos cien años” Después de 39 años , de 17 Conferencias sobre el Cambio Climático, de decenas o cientos de reuniones, de millones de euros gastados en su organización , de Cartas de la Tierra y declaraciones solemnes, apenas hemos avanzado nada en el objetivo principal de detener el Cambio Climático , de crear una nueva organización social y económica que no estuviera basada en la explotación ,hasta su agotamiento, de los recursos naturales, ya sean los combustibles, el agua o los alimentos. 
La población mundial sigue creciendo, los recursos hídricos se reducen, la población de peces en el mar disminuye a niveles alarmantes para muchas especies, los glaciares retroceden, la temperatura aumenta y con ella el nivel del mar y la amenaza para muchas islas y zonas costeras. Pero hay un dicho español que creo que viene muy bien en este caso, “no hay peor ciego que aquel que no quiere ver” y cegados por la crisis económica, por los intereses de los poderosos grupos industriales,  por la ambición  y codicia de  las grandes potencias mundiales, las decisiones se siguen aplazado año tras año durante cuatro décadas. En 1987 se redactó el conocido como Informe Brundtland elaborado por diferentes naciones y dirigido a la ONU. En él podíamos leer “La Tierra es una pero el mundo no lo es. Todos dependemos de una sola biosfera para el sustento de nuestras vidas. Sin embargo cada comunidad, cada país, lucha por su supervivencia y prosperidad con poco interés por el impacto que cause a los demás.Algunos utilizan los recursos de la Tierra a un ritmo tal que dejarían poco para las futuras generaciones.Otros, en proporción aún mayor, consumen demasiado poco, y viven con un panorama de hambre, miseria, enfermedad y muerte prematura. Pedimos prestado  capital ambiental a las futuras generaciones sin intención ni posibilidad de reintegrárselo.Actuamos así porque sabemos que no seremos sancionados: las futuras generaciones no votan, no tienen poder político ni financiero”

VÍDEO CON EL RESUMEN DE LA CUMBRE CLIMÁTICA DE DURBAN DE 2011

Una nueva ocasión perdida, de nuevo todo aplazado un año más, hasta Qatar. ¿Volverán entonces a aplazar de nuevo las decisiones que llevan décadas discutiendo? Se cumplirán 40 años de la Conferencia de Estocolmo, un tiempo que pone al descubierto la falta de voluntad de las grandes potencias más allá de declaraciones solemnes y gestos de cara a la galería. Promesas que no se cumplen y buenas palabras que solo emplean para ganar tiempo , mientras ese mismo tiempo lo estamos perdiendo para frenar el proceso de calentamiento y los demás problemas medioambientales que afectan a la Tierra.

Creo que estas palabras son la mejor forma de cerrar este artículo , donde mi visión para el futuro no puede ser optimista después de la evolución histórica de las Cumbres del Clima. Sólo reaccionaremos cuando el problema sea tan grave que ya no podamos distraer la atención con nada más, pero entonces los intereses económicos, los beneficios, el comercio , la explotación de los recursos naturales , no nos servirán para comprar un mundo mejor. En efecto “Actuamos así porque sabemos que no seremos sancionados: las futuras generaciones no votan, no tienen poder político ni financiero” . Leímos antes las palabras de Barack Obama en el año 2009 La historia juzgará la respuesta de nuestra generación a este desafío, porque si no le hacemos frente –de manera audaz, rápida y conjunta– arriesgamos entregarles a generaciones futuras una catástrofe irreversible” Si, nos juzgarán y el veredicto será de culpable, pero no creo que eso consuele a los que sufran unos cambios climáticos que pudieron ser detenidos o suavizados, pero que la ceguera de los líderes mundiales actuales convertirán en irreversibles . Continuemos con la táctica del avestruz