PAGINAS NEGRAS DE LA HISTORIA: LA MATANZA DE SAN BARTOLOMÉ (PRIMERA PARTE)

“Nuestro celo hace maravillas cuando secunda nuestra inclinación hacia el odio, la crueldad, la ambición, la avaricia, la denigración, la rebelión. Por el contrario, hacia la bondad , benignidad y moderación , a menos que por milagro alguna naturaleza lo ostente, nunca camina ni vuela” Son palabras de uno de los hombres a los que personalmente más admiro, no porque fuera un héroe en la batalla, ni un hombre de éxito extraordinario en sociedad, sino porque hizo de su vida un ejemplo de tolerancia, moderación e inteligencia y dejó constancia de ello en una obra que ,como toda obra maestra, ha sobrevivido al paso de los siglos cobrando vida cada vez que una nueva generación se asoma a sus páginas para encontrar respuestas y hacerse preguntas. Me estoy refiriendo a los “Ensayos” la obra de toda una vida de reflexión y la obra cumbre del pensamiento humanista francés y yo me atrevo a decir que una de las obras que más influencia ejerce sobre todos los que de una forma u otro hemos entrado en contacto con su contenido, y , por supuesto, a su autor, Michel Eyquem de Montaigne(1533-1592). Tengo una deuda con él que espero saldar pronto con un artículo dedicado a su vida y, sobre todo, a su pensamiento, pero no es ese hoy mi objetivo.
Las palabras con las que he abierto este artículo las escribió Montaigne haciendo referencia a la convulsa época que le había tocado vivir, marcada por los enfrentamientos en Francia y también en el resto de Europa entre los católicos y los protestantes durante gran parte del siglo XVI . En el caso francés los enfrentamientos se prolongarían durante más de tres décadas, entre 1562 y 1598 en forma de ocho guerras conocidas como las Guerras de Religión y cuyo episodio más sangriento y que se convertiría en el símbolo de toda una época de intolerancia, miedo y fanatismo fue la Matanza de San Bartolomé la madrugada del 23 al 24 de agosto de 1572. Tenía razón Montaigne en su reflexión, el mal, la ira, la intolerancia, la violencia encuentran un terreno abonado en el corazón del hombre y crece con facilidad, mientras que los sentimientos más nobles suelen encontrar grandes resistencias, rechazo e incomprensión y suele escucharse su voz sólo cuando ya es demasiado tarde. Algo así sucedió en París aquel verano de 1572 , pero , como hacemos siempre en el Mentidero, hay que viajar aún más atrás para comprender el motivo por el que se desató aquella locura, una reacción que aunque nos refiramos al siglo XVI hoy podría repetirse en cualquier lugar, porque la naturaleza humana sigue siendo la misma.

Este mapa de Europa refleja el equilibrio de fuerzas al comienzo del siglo XVI , con dos grandes potencias, el Sacro Imperio en el corazón de Europa , que aún iba a ser más fuerte cuando el rey Carlos I de España(1500-1558), se convertía en emperador del Sacro Imperio uniendo las posesiones imperiales con las de España , y el Imperio Otomano que extendía su territorio hasta Belgrado y presionaba al Reino de Hungría, la última línea de defensa de Europa antes de que los otomanos alcanzaran las fronteras del Sacro Imperio. La situación para la Europa cristiana se deteriora a lo largo de la primera mitad del siglo XVI como consecuencia de las divisiones causadas por la reforma protestante que hizo que muchos príncipes alemanes se pusieran en contra del emperador Carlos V, que se mantuvo fiel a la Iglesia Católica. Cuando hablamos de guerras de religión, hay que tener en cuenta que para muchos nobles y príncipes lo importante no era la religión, sino el poder y los bienes de los que se podían apropiar y la religión no era más que un pretexto para lograr sus fines (imagen procedente de http://socialessanmartin.blogspot.com )   
El comienzo del siglo XVI guarda ciertas semejanzas con nuestra época en el sentido de que también se trató de una época de crisis , el final de un tiempo, la época medieval, y el comienzo de un mundo diferente que todavía no sabía como organizarse ni que estructuras adoptar. El desarrollo del comercio suponía también el nacimiento del capitalismo mercantil , la búsqueda de los beneficios con el menor coste posible, lo que supuso un rápido incremento de los precios y también una congelación de los salarios, problemas que hoy nos son familiares a todos pero que entonces eran nuevos. Las guerras y revoluciones eran frecuentes en el continente y siempre estaba presente la amenaza latente del Imperio Otomano que ya ocupaba los territorios de las actuales Grecia, Rumanía, Bulgaria, Moldavia, Macedonia, Croacia, Serbia y Bosnia y presionaba la frontera del Reino de Hungría que se contemplaba como la última linea de defensa cristiana para evitar que su poder se extendiera por toda Europa. Como suele suceder en épocas de incertidumbre el pueblo se volcó aún más en la religión, buscando en ella consuelo para sus muchos problemas e inquietudes.  Pero muchos contemplaban aquella Iglesia como una caricatura de lo que tenía que ser según los Evangelios, se había convertido en una institución corrompida que acumulaba riqueza mientras los creyentes vivían en la miseria.
La chispa que desató los acontecimientos que marcarían este siglo en Europa fue la venta de indulgencias. Estas indulgencias no significaban el perdón del pecado en sí mismo, sino de la pena temporal que el creyente debía cumplir bien en esta vida o durante su estancia en el purgatorio. Podían ser concedidas por el Papa , los cardenales y los obispos y se había convertido en una práctica habitual el que hombres adinerados compraran este perdón a cambio de dinero, como si se tratara de un bien más de consumo. Esta práctica ya había sido denunciada durante los siglos XIV y XV por reformistas como el inglés John Wycliff(1320-1384), que por sus críticas a la institución eclesiástica llegó a ser denominado “anticristo”, o el checo Jan Hus(1370-1415), fundador del movimiento husita que quería un regreso a la iglesia primitiva y pobre de sus comienzos , siendo quemado por sus ideas en 1415. Al margen de la corrupción evidente que socavaba a la Iglesia Católica, estos movimientos reformistas tenían un componente fanático e intolerante muy importante que sería retomado por los reformistas del siglo XVI.  Sería el entonces monje agustino Martín Lutero (1483-1546) el que daría el primer paso en el enfrentamiento con la Iglesia Católica.

File:Luther46c.jpg
Retrato de Martin Lutero realizado en 1529  por el pintor alemán Lucas Cranach el Viejo(1472-1553) . Además de la reforma religiosa protestante Lutero realizó una importante contribución al desarrollo de la lengua alemana con la traducción al alemán de la Biblia y su matrimonio en 1525 con Catalina de Bora(1499-1552), una monja católica que se había hecho protestante, animaría a muchos sacerdotes a abandonar la Iglesia Católica para unirse a la Reforma luterana al tiempo que formaban sus familias. Procedía de una familia humilde de la ciudad de Eisleben y su nombre saltaría a la fama el 31 de octubre de 1517 cuando hizo públicas sus 95 Tesis contra las indulgencias papales. Comenzaba un siglo de luchas religiosas que se libraría en los campos de batalla de Europa y que se prolongaría hasta la Guerra de los Treinta Años entre 1618 y 1648. (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )  
El 30 de octubre de 1517 este profesor de teología de la Universidad de Wittenberg publicaba sus 95 tesis contra la venta de indulgencias, una venta cuya recaudación iba destinada a financiar la edificación de la nueva Basílica de San Pedro. En aquel momento recorría Alemania el predicador Johannes Tetzel (1465-1519) predicando a favor de las indulgencias para obtener el perdón de los pecados y que había sido nombrado para esta misión por el arzobispo Alberto de Brandenburgo(1490-1545). Los incautos que compraban estas indulgencias no sabían que su dinero iba destinado por un lado a la construcción de la Basílica de San Pedro, pero también a los bolsillos del arzobispo Alberto de Brandenburgo  y a la Banca Fugger con la que el arzobispo estaba endeudado. Cuando Lutero tuvo conocimiento de este comercio de las indulgencias se indignó. No estaba en contra de las indulgencias, sino de su comercio , convirtiéndolo en un bien de compra venta . Pero no tardó en llevar su crítica aún más lejos afirmando que los pecados no eran una falta que pudiera clasificarse y liberarse de ella pagando un dinero, sino que nacían por el alejamiento de Dios y sólo el arrepentimiento y un cambio en la actitud del creyente podría producir este perdón sin necesidad de que interviniera la Iglesia para ello .

FRAGMENTO DE LA PELÍCULA “LUTERO” DE 2003

En este fragmento de la película alemana “Lutero” del año 2003 se recoge el momento en que Lutero clava en la puerta de la Catedral de Wittenberg sus 95 Tesis que cambiarían la historia de Europa. En apenas dos semanas se habían extendido por toda Alemania y en dos meses se podían encontrar en toda Europa gracias a la imprenta que demostraba la fuerza que tenía para difundir las nuevas ideas , anunciando un nuevo mundo donde el conocimiento ya no estaría limitado a unas reducidas elites. Cuando el Papa León X(1475-1521) tuvo noticias de lo que había hecho Lutero no lo tomó muy en serio y dijo que era borracho alemán quien escribió las tesis. Cuando esté sobrio, cambiará de parecer Cuando la Iglesia advirtió la gravedad de lo que estaba sucediendo reaccionó y en 1520 amenazó a Lutero con la excomunión si no retiraba el contenido de 41 de sus tesis , a lo que Lutero se negó respondiendo Yo no me someto a leyes al interpretar la palabra de Dios”. Finalmente, el mismo Papa que cuatro años antes se había burlado de Lutero firmaba su excomunión el 3 de enero de 1521,pero el incendio ya se había extendido. 

Entre las tesis que hizo publicas aquel día y que la tradición nos afirma que clavó en la puerta de la Catedral  de Wittenberg se encontraba por ejemplo la Tesis 36 que decía que “Cualquier cristiano que se arrepienta sinceramente  de sus pecados tiene indulgencia plenaria , aun sin haber pagado la bula”, la Tesis 37 en la que afirmaba que “Cualquier cristiano auténtico , tanto vivo como muerto, tiene derecho a disfrutar de los bienes de Cristo y de la Iglesia, aun sin efectuar pago de indulgencia alguno”, la Tesis 43 en la que explica como “Se debe enseñar a los cristianos que todo aquel que ayude a los necesitados y a los menesterosos, realiza una obra mejor que aquel que adquiere simplemente una bula de indulgencia” o la Tesis 52 en la que ya señala con dedo acusador a la Iglesia y al mismo Papa poniendo en cuestión su papel como intermediario entre Dios y los creyentes “Es vana y nula la confianza en alcanzar la salvación mediante la bula de indulgencia , ni aun cuando el comisario, incluso el mismo Papa, diera en prenda de ello su propia alma” . Las tesis de Lutero se extendieron con inusitada rapidez por toda Alemania , mezclándose con otras reivindicaciones sociales que incluían la exigencia  de mejores condiciones de vida  para las clases más pobres de la sociedad, de lo que se derivarían en grandes revueltas campesinas a partir de 1524.

Thomas Müntzer fue inicialmente seguidor de Lutero pero luego se separó de la linea marcada por su reforma ya que él quería ir más allá, trataba de lograr el Reino de Dios en la Tierra a través de una reforma social . En el llamado Manifiesto de Praga proclamaba que sólo los pobres podrían recibir al Espíritu Santo y atacaba a la corrupción de la Iglesia y a sus enriquecidos representantes. En 1524 pronunciaba el Sermón de los Príncipes en el que afirmaba que los pobres veían con más claridad  que sus gobernantes y que si estos no eran capaces de gobernar habría que arrebatarles la espada, es decir, derribarles y despojarles de su poder. Era una llamada a la Revolución que impulsaría a través de una organización clandestina llamada la Liga de los Elegidos que se uniría en 1525 a las Guerras Campesinas . Los campesinos se habían levantado un año antes , cansados de sufrir la opresión política y social tanto por parte de la nobleza como de la Iglesia Católica  y entre sus objetivos se hallaba establecer el reino de Dios en la Tierra  regido por la justicia social y la igualdad sin diferencia de clases, un reino que habría de perdurar durante un milenio. Sin embargo, este reino no duraría ni un año pues en 1525 fueron derrotados por las tropas de la nobleza alemana en la batalla de Frankenhausen y sus principales líderes, entre los que estaba Müntzer, fueron ejecutados . Más de 100.000 campesinos morirían a lo largo de aquel año de revolución, la primera de este tamaño en la historia de Europa y que no se volvería a repetir hasta la Revolución Francesa de 1789 (imagen procedente de http://blognanin.blogspot.com ) 

Este movimiento campesino tuvo como principal dirigente a Thomas Müntzer(1490-1525) y entre sus principales exigencias estaba la abolición de la servidumbre y poco después incluso abogaba por la desaparición de las diferencias de clase, como si se tratara de un anticipo de las ideas comunistas con tres siglos de adelanto. La conocida como Guerra de los Campesinos Alemanes se desarrollaría entre 1524 y 1525  y no fue apoyada por Lutero, que después de tratar de apaciguar los ánimos de los campesinos, al ver que estos no le obedecían, se puso de parte de la nobleza alemana condenando a los sublevados e incitando a los nobles para que sofocaran aquel levantamiento. Más de 300.000 campesinos tomaron las armas pero la represión fue brutal y después de la definitiva derrota de los campesinos en la batalla de Frankenhausen entre el 14 y el 15 de mayo de 1525, en la que murieron más de seis mil campesinos y el propio Müntzer fue capturado y posteriormente ejecutado , la rebelión quedó sofocada. Habían muerto entre 100.000 y 130.000 campesinos convirtiéndose en el mayor movimiento popular en Europa hasta la Revolución Francesa de 1789.
Esta Guerra de los Campesinos significó también el comienzo de la alianza entre Lutero y los príncipes alemanes que no dudaron en ponerse del lado de la Reforma protestante que les permitía liberarse de la dependencia de Roma y además ahora podían apoderarse de las propiedades eclesiásticas enriqueciéndose a costa de la Iglesia mientras el emperador Carlos V (1500-1558) trataba a la desesperada de mantener la unidad religiosa del Sacro Imperio a través de la convocatoria de la Dieta de Augsburgo de 1530 donde se trató de unificar criterios entre católicos y protestantes sin éxito. En 1534 la Iglesia veía abrirse un nuevo frente con el cisma de la Iglesia de Inglaterra, cuando el rey inglés  Enrique VIII (1491-1547) se proclamaba líder de la Iglesia de Inglaterra , después de que el papa Clemente VII(1478-1534)  le denegara su divorcio de la reina Catalina de Aragón (1485-1536) para casarse con su amante Ana Bolena (hacia 1501-1536). Nacía la Iglesia Anglicana  al tiempo que el rey ordenaba la disolución de los conventos y la confiscación de los bienes eclesiásticos. Pero la Reforma seguía creciendo en toda Europa y en 1536 surge otro movimiento reformista, el calvinismo , cuyo líder es el teólogo francés Juan Calvino(1509-1564), discípulo de otro reformista, el teólogo suizo Ulrico Zuinglio(1484-1531).

El teólogo suizo Ulrico Zwinglio , siguiendo los pasos de Lutero, exponía sus 67 tesis sobre la reforma de la Iglesia en enero de 1523 donde declara que el único fundamento de la doctrina cristiana es la Biblia . Defiende el matrimonio de los sacerdotes, la destrucción de las imagenes de los santos y pide la supresión de la misa  que se transforma en una ceremonia dedicada a la predicación pero donde ya no se celebra el sacramento de la Eucaristía . Sus pasos sería seguidos unos años después por otro reformador, Juan Calvino, fundador del calvinismo (imagen procedente de http://www.toughened.freeiz.com )

Calvino había huido de las persecuciones religiosas contra los protestantes en Francia y encontró refugio en Suiza . Calvino iba mucho más lejos que Lutero, y además de independizarse de la Iglesia de Roma también defendía que las comunidades religiosas no podían someterse a la tutela del estado . Todas las actividades del hombre debían estar gobernadas por la religión , prohibiendo el alcohol, el baile y los juegos de azar entre otras prácticas que consideraba pecaminosas y alejaban al hombre de Dios. Además defendía la idea de la predestinación, el hombre ya nacía predestinado a salvarse o condenarse y nada podía hacer para evitarlo y uno de los signos que establecían que una persona estaba predestinada a salvarse era la riqueza y el éxito en los negocios , es decir, si eras rico estabas predestinado a salvarte. Podríamos pensar que una doctrina que ya antes de nacer determina que una persona, con independencia de lo que haga, ya está salvada o condenada, en realidad haría que la gente no tuviera necesidad de cumplir ningún código moral, ya que no significaría nada, pues no había premio por las buenas acciones, pero esta contradicción se justificaba diciendo que tener un comportamiento virtuoso era uno de los signos de estar predeterminado a la salvación. Es curioso como los hombres siempre justificamos nuestras ideas cuando las ponemos en boca de Dios.

Mapa con la extensión de las diferentes reformas religiosas surgidas durante el siglo XVI. La única figura que no he mencionado a lo largo de este artículo es la de John Knox (hacia 1514-1572), que sería el encargado de introducir la reforma protestante en Escocia fundando el presbiterianismo inspirado en la reforma impulsada por el calvinismo. Creen que la salvación procede de la fe y no de las obras y que no se puede aceptar ninguna doctrina que no proceda de la Biblia. Rechazaban la autoridad del Papa, la de la tradición de la Iglesia y el culto a las imagenes. A través de aquellos que abandonaron Inglaterra enfrentados con la Iglesia Anglicana y viajaron a América , ejercerían una gran influencia en el desarrollo y valores morales de la sociedad norteamericana (imagen procedente de http://histgeosecucacha.blogspot.com )
Ginebra, sede del calvinismo , se convertiría también en uno de los principales centros de expansión de la Reforma, donde estudiarían muchos líderes que luego predicarían en Holanda, Escocia o la propia Francia .Los protestantes franceses, inspirados en la doctrina de Calvino, recibían el nombre de hugonotes, un termino cuyo origen no está muy claro aunque el humanista francés Henri Estienne(hacia 1528-1598) daba esta explicación en su obra “Apología de Heródoto” de 1566 “los protestantes de Tours solían congregarse de noche en un local próximo a la puerta del rey Hugo, a quien el pueblo tenía por un espíritu y como, con ocasión de esto, un fraile hubiese dicho, en su sermón, que los luteranos habían de llamarse hugonotes, como súbditos del rey Hugo, puesto que únicamente podían salir de noche, como hacían; el apodo se hizo popular desde 1560, y por mucho tiempo se conoció por hugonotes a los protestantes franceses” Los hugonotes se reunieron en el Sínodo Nacional de París en el año 1559 en el que expusieron su credo religioso para presentárselo al monarca francés. En este momento se encontraba reinando Francisco II (1544-1560), hijo mayor de Enrique II (1519-1559) y de Catalina de Médicis (1519-1589).

Ese mismo año el rey Enrique II había muerto como consecuencia de las heridas sufridas en un torneo y le había sucedido su hijo mayor  Francisco II(1544-1560) de sólo quince años de edad . El joven rey recibiría la presión de la poderosa Casa de Guisa , líderes de los católicos franceses , apoyados por Carlos V primero y después por su hijo y sucesor en el trono de España, Felipe II (1527-1598). Los Guisa eran los principales aliados de la corona francesa y enfrentados a los Borbones. Estos últimos, los borbones, estaban divididos entre protestantes y católicos, pero la facción más poderosa, con el rey de Navarra a la cabeza eran partidarios de los hugonotes. Durante el reinado de Enrique II de Francia había comenzado la persecución de los protestantes , creando las llamadas “cortes ardientes” en las que se condenaba a los herejes a la hoguera. Sin embargo, la represión no consiguió detener la expansión del protestantismo en la sociedad francesa, en particular entre las clases medias formadas por artesanos y comerciantes. La tensión entre católicos y los llamados hugonotes crecía en intensidad aunque la fuerte personalidad del monarca Enrique II lograba que no estallara la que parecía inevitable guerra civil.

Se que no puede verse con claridad este árbol genealógico de la dinastía de los Valois pero creo que al menos os permitirá guiaros un poco en el siempre complicado mundo de las dinastías reinantes . Los Valois ocupaban el trono de Francia desde Felipe VI(1293-1350) bajo cuyo reinado comenzaba la Guerra de los Cien Años con Inglaterra . Ya en el siglo XVI al reinado de Francisco I (1494-1547), el gran rival del emperador Carlos V, le había sucedido su hijo Enrique II(1519-1559) en 1547 que reinaría hasta su muerte accidental en un torneo en 1559. Estaba casado con Catalina de Médicis, de la rica y poderosa familia de los Médicis florentinos, con quién tendría a tres hijos que se convertirían e reyes Francisco II(1544-1560), Carlos IX(1550-1574) y Enrique III(1551-1589), con quién se extinguiría la dinastía. Todos ellos son los que aparecen en la parte inferior de éste árbol a la derecha y sus reinados estarían marcados por las guerras de religión que se sucedieron en Francia durante más de tres décadas (imagen procedente de http://europa2humanidades.blogspot.com )
Tras su muerte en 1559 y su sucesión por Francisco II , todavía un adolescente, el trono quedaba en manos de su madre Catalina de Médicis que tenía que apoyarse en la Casa de Guisa, que odiaba a los protestantes y forzó el rechazo del documento presentando por los hugonotes y nacido en el Sínodo de París de ese mismo año, con el que pretendían que fuera reconocido su movimiento. En este momento la Casa de Guisa ocupa los puestos claves del reino despertando el rencor de otras casas de la nobleza, en particular de los borbones, que además sostenían la causa protestante. Carlos de Lorena(1524-1574),miembro de la Casa de Guisa, era también el Gran Inquisidor de Francia y lanzó una persecución contra los hugonotes que buscaron refugio y defensa en la Casa de Borbón que urdieron una estrategia conocida como la Conspiración de Amboise en 1560, por la que el joven rey Francisco II sería apartado de la influencia de los Guisa y estos últimos primero serían apartados del poder y luego procesados y ejecutados. En realidad, lo que pretendían era secuestrar al rey y exterminar a los Guisa   pero la conspiración fue descubierta a tiempo para evitarla.

File:FrancoisII.jpg
El joven rey Francisco II que no tuvo tiempo para gobernar, ya que murió con dieciséis años en 1560  Dos años antes, en 1558, se había casado con María Estuardo (1542-1587), reina de Escocia y sobrina del duque de Guisa , con lo que esta poderosa casa líder del partido católico francés incrementaba aún más su poder que ya era mucho pues acaparaban el control del ejército, las finanzas y los asuntos de la Iglesia ante el malestar de los protestantes liderados por los Borbones . Los principales líderes protestantes son en estos momentos el rey de Navarra, Antonio de Borbón(1518-1562), y su hermano Luis I de Borbón, Príncipe de Condé( 1530-1569) y urdieron el secuestro de Francisco II para separarlo de la influencia de los Guisa , la Conspiración de Amboise, que sin embargo fue descubierta y fracasó aunque no se pudo demostrar la vinculación de los Borbones en la conspiración. La guerra estaba muy cerca de estallar cuando Francisco II moría el 5 de diciembre de 1560 (imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 
El enfrentamiento entre la Casa de Guisa, por el bando católico, y la Casa de Borbón, por el protestante, parecía en estos momentos inevitable y la guerra civil era inminente. Pero dieciséis meses después de su ascensión  al trono fallecía Francisco II como consecuencia de una otitis que le provocó una infección que a pesar de ser tratada por el considerado como padre de la cirugía moderna, el cirujano Ambroise Paré(1510-1592), no pudo recuperarse y moría el 5 de diciembre de 1560. Durante la enfermedad de Francisco , su madre Catalina de Médicis había aprovechado para buscar la reconciliación de los dos bandos enfrentados, Guisa y Borbón, lo que logró ofreciendo también puestos de privilegio en la corte y el gobierno a los Borbones , mientras que ella lograba convertirse en la regente del reino durante la minoría de edad del nuevo rey, el hermano de Francisco, Carlos IX (1550-1574), que sólo tenía diez años de edad. Pero aquella paz era una paz temporal y la rivalidad seguía latente entre ambos bandos. Sin embargo, la política conciliadora de Catalina hacia los protestantes alentaba a estos a exigir más, mientras que los católicos cada vez se sentían más alarmados ante lo que ellos consideraban una muestra de debilidad de la reina .
Mientras, los Guisa buscaban de nuevo el apoyo de España a la causa católica y en 1562 Catalina de Médicis promulgaba el Edicto de Saint Germain por el que autorizaba el culto de los protestantes fuera de las ciudades y también dentro de sus viviendas así como la celebración de Sínodos previa autorización real. Sin embargo , este edicto no recibió ni el apoyo de los protestantes, que lo consideraban un agravio comparativo y se sentían como ciudadanos de segunda al no reconocerles los mismos derechos que a los católicos , ni tampoco tuvo el apoyo de  los católicos que no estaban dispuestos a realizar ninguna concesión a los protestantes. El duque de Guisa , Francisco I de Lorena(1519-1563) asesinó tres meses después de la firma del edicto a veintitrés protestantes en una granja situada en las Ardenas, y a continuación se sucedieron ataques contra los protestantes en diferentes ciudades de Francia, asaltando sus casas y con ejecuciones sumarias como en la ciudad de Tours. Los protestantes reaccionaron dirigidos por los Borbones y por el conde Gaspard de Coligny(1519-1572). Comenzaba la primera de las guerras de religión que asolarían Francia durante las próximas tres décadas.

Retrato de Catalina de Médicis, la regente durante la minoría de edad de su hijo Carlos IX y también jugaría un papel clave en el reinado de su tercer hijo , Enrique III. Durante todos estos años, a raíz de la muerte de su marido Enrique II, Catalina luchó por mantener en el trono a la dinastía Valois enfrentándose a las ambiciones de los Guisa y los Borbones, cada uno desde su respectivo bando católico o protestante, que anhelaban hacerse con la corona de Francia. Trató en un principio de realizar una política conciliadora con concesiones a los protestantes, pero la Matanza del Día de San Bartolomé lo cambiaría todo, como veremos en la segunda parte de esta historia (imagen procedente de http://es.wikipedia.org)  
En 1563 era asesinado el líder de los católicos, el duque de Guisa Francisco I Lorena, muerte de la que se consideró responsable Gaspard de Coligny. También los protestantes se encontraban en una situación delicada en la guerra, lo que fue aprovechado por la reina para iniciar unas conversaciones de paz que terminaron en el Acuerdo de Amboise por el que se reconocía la libertad de conciencia de los protestantes y autorizaba el culto de su religión excepto en París . Pero a pesar de la paz, la guerra había tenido como consecuencia que las posturas fueran todavía más extremas y ambos bandos se guardaran todavía más rencor. En 1567 estallaba la segunda guerra de religión cuando los protestantes trataron de secuestrar al rey Carlos IX y a Catalina de Médicis , plan que fracasó pero provocó de nuevo el enfrentamiento entre los dos bandos que después de derrotas y victorias por ambos lados terminó en tablas , manteniendose la situación anterior.  Y aún otra nueva guerra se iniciaba en 1568 que concluiría en 1570 con la firma el 8 de agosto de ese año del Edicto de Saint Germain con el que se reinstauraba la libertad de culto y conciencia para los protestantes que había sido revocado dos años antes por Catalina, y además concedía a los protestantes el control de cuatro ciudades, el puerto de La Rochelle, Montauban, Charite y Cognac además de la devolución de todos los bienes incautados. Pero una vez más nadie estaría contento con esta paz  y muy pronto el enfrentamiento  estallaría con mayor violencia que nunca en París, la madrugada del 24 de agosto , el día de San Bartolomé, pero eso lo veremos mañana.
Anuncios