SOBRE MADRID Y LA VIDA DE SAN ISIDRO ,HISTORIA DE UN SANTO MADRILEÑO

Hace tiempo que no dedico un artículo a la ciudad en la que vivo y que me ha visto crecer , esta ciudad que, como escribe el genial dibujante Antonio Mingote (1919), “es como una mujer no demasiado guapa, pero sin la que no puedes vivir” . Yo no soy madrileño de nacimiento, como una gran parte de los habitantes de esta ciudad, sino de una ciudad mucho más al norte, en las frías tierras germanas , pero si algo caracteriza a esta ciudad es que nadie te pregunta de donde eres ni adonde vas, acoge a todo el mundo entre sus desordenadas calles y en ella es difícil sentirse extraño. También tiene un rostro menos amable, como toda gran metrópoli, y sin embargo , sin ser la más hermosa capital de Europa, sin tener la riqueza monumental ni histórica de Roma, París o Londres, esta ciudad tiene algo muy importante, tiene vida,un alma que se siente en sus plazas siempre llenas de gente, en sus barrios antiguos , donde todavía parecen vivir los versos de Lope de Vega o de Tirso de Molina, quién escribió “Madrid es mi patria, corte digna de España, madre benigna del mundo”
Es difícil cuando vives en esta ciudad, en ocasiones dura y antipática, no renegar de ella , como cuando discutes con la persona a la que amas, pero el enojo queda olvidado al poco tiempo y siempre volvemos a sus brazos. Cuando el espíritu de  Madrid entra dentro de ti es difícil escapar a su embrujo porque además , simplemente, no quieres escapar de él. Por eso hoy quiero dedicar el artículo de el Mentidero a la vida del que se convirtió en símbolo de nuestra ciudad , un hombre que vivió hace un milenio, cuya vida esta rodeada por hechos legendarios donde es complicado delimitar donde comienza la leyenda y donde termina la realidad, pero quizás en eso radica el encanto de los mitos , pues, como decía Séneca, “la vida es como una leyenda”.Y este personaje emblema y símbolo de Madrid era Isidro de Merlo y Quintana, al que todos los madrileños conocemos como San Isidro Labrador.
 
Mapa con la distribución de las tribus celtas e íberas ante de la llegada de los romanos y cartagineses . Como podéis ver en la zona central , donde hoy se encuentra Madrid, se encontraba asentada la tribu de los carpetanos “los sin ciudad”, donde, según la leyenda mitológica, Ocno Bianor fundaría Metragirta, la actal Madrid (imagen tomada de http://lh3.ggpht.com) 

 

En uno de mis primeros artículos que escribí hablé sobre la fundación mítica de Madrid por Ocno Bianor, pero la recojo de nuevo, porque por entonces apenas lo leía nadie. Descendiente de un príncipe troyano llamado Bianor, que había huido de Troya tras su conquista por los hombres de Agamenón, tal y como nos lo cuenta la “Odisea” de Homero. Éste Bianor se estableció con su familia en las tierras que hoy conocemos con el nombre de Albania y fue su rey. A su muerte le había sucedido su hijo Tiberis quien , a su vez, tenía dos hijos , uno legítimo y otro bastardo fruto de su relación con una pastora llamada Manto. Ésta dio a su hijo el nombre de Bianor, en honor de su ilustre antepasado. Su condición de bastardo le impedía reinar después de la muerte de su padre por lo que tuvieron que marcharse del reino de Tiberis y viajaron hacia el oeste hasta llegar al norte de Italia, y allí fundarían la ciudad de Mantua en honor al nombre de su madre, Manto.
Años después Bianor tuvo un sueño en el que se le apareció el dios Apolo que le ordena abandonar la ciudad para dirigirse hacia donde muere el Sol o todos perecerán. Aunque en un principio no hicieron caso de la palabra del dios, una extraña enfermedad causa la muerte de algunas de las mayores personalidades del reino, por lo que Bianor decide cumplir las instrucciones del dios y parte de nuevo hacia el oeste . Convencida de la verdad de la visión del joven, Manto le deja partir pero le pide que adopte el nombre de Ocno Bianor(ocno significa “el que posee el don de ver el futuro a través de los sueños”).

Después de un viaje de diez años hacia poniente, una vez más aparece el número diez como los años que Ulises anduvo errante en busca de Itaca,  Ocno Bianor tuvo un nuevo sueño en el que Apolo le anuncia que justo donde se encuentra en ese momento es donde tiene que fundar su nuevo reino, pero  también le avisa que si desea que su pueblo sea feliz y próspero deberá sacrificar su vida .Ocno Bianor despierta del sueño y ,al mirar a su alrededor, descubre que está rodeado de un hermoso  paisaje con un río y bosques de encinas y madroños. También, entre las colinas, se ven aquí y allá pequeñas aldeas y hacia ellas se dirige. Habla con la gente que allí había (no me preguntéis como sabía su lengua si nunca había estado allí, los relatos míticos hay que aceptarlos como son pues con la magia todo es posible) y así se enteró que ellos se daban el nombre de Carpetanos, que significa “los sin ciudad”. Habían venido de oriente y construyeron ciudades en la costa, para perderlas a manos de otros pueblos y por ello habían buscado refugio en el interior.Sin embargo, sus sacerdotes les prohibieron fundar más ciudades hasta no recibir una señal de los dioses.

Archivo:Lycian Apollo Louvre left.jpg
Copia romanda del Apolo Licio conservado en el Museo del Louvre de un original griego del siglo IV a.C. Apolo era el díos de la luz , de la verdad, la música, las artes  y también de la profecía. Por eso es él quién se aparece en los sueños de Ocno Bianor y quién le profetiza que fundará una nueva ciudad pero tendrá que sacrificar a cambio su vida (imagen tomada de wikipedia)

Ocno Bianor, les dijo a los carpetanos que él era la señal enviada por los dioses, pues el mismo Apolo le había ordenado fundar allí  una nueva ciudad. En un principio sus palabras fueron acogidas con recelo, pues pensaban que lo que quería era gobernarles, pero entonces Ocno les desveló que tendría que sacrificar su vida a cambio de la prosperidad de la ciudad y al ver su valor y generosidad terminaron por aceptar su palabra. La ciudad fue construida pero nació una disputa cuando tuvieron que consagrarla, ya que los ancianos que habían hablado con Ocno Bianor pretendían consagrarla a Apolo, el dios que había ordenado la fundación , mientras que otros carpetanos querían consagrarla al culto de toros y verracos que formaba parte de su cultura.

Un nuevo sueño de Apolo dio la solución a Bianor,  diciéndole que la ciudad tenía que ser consagrada a la diosa de la tierra, Metragirta o Cibeles, que además era también diosa de la vida, la muerte y la resurrección, pero además le anuncia que ha llegado el momento de entregar su vida en sacrificio.Ocno reune al consejo de ancianos de los carpetanos y les comunica que debe ser enterrado vivo en un pozo y con su muerte terminaría toda discordia entre ellos y la ciudad sería prospera bajo la protección de los dioses. Los carpetanos cumplieron la voluntad de Ocno Bianor, lo enterraron vivo e hicieron guardia junto a su tumba hasta que, una noche, se desató una gran tormenta y una enorme nube descendió desde las cumbres del Guadarrama,  y entre las nubes se podía adivinar la forma de un carro y una mujer que lo guiaba. Se detuvo sobre la tumba de Ocno Bianor y lo llevó a los cielos.La ciudad recibiría el nombre de la diosa a la que fue consagrada, Metragirta, que posteriormente fue evolucionando como  Maiorito, Magerito, Magareto, Mayorito, Maieritum, Mageritum, Magerit, Madrit y ,finalmente, Madrid.

Archivo:Cibeles con Palacio de Linares closeup.jpg
La Diosa Cibeles o Metragirta, que se hallaría detrás del nombre de Madrid. Era una diosa frigia , diosa de la vida, la muerte y la resurrección, una de las antiguas diosas madres que simbolizaban a la Naturaleza y a la Tierra. Se la representa sobre un carro que simboliza su dominio sobre la Naturaleza, incluso sobre los fieros leones que tiran del carro. Sería ella la que vendrá a rescatar a Ocno Bianor de la muerte  para llevárselo hacia los cielos
Pido disculpas a los que ya habíais leído este relato pero creo que era necesario recordarlo ya que estamos hablando de un pasado casi legendario en la historia de Madrid. Porque la realidad histórica es más cercana en el tiempo, Madrid aparece en la historia en el año 856 cuando el emir omeya de Córdoba Muhammad I(823-886), busca un lugar estratégico que permita la defensa de Toledo que en el año 852 se había sublevado contra el nuevo emir , en parte por la corrupción del gobierno y en parte por la intervención del rey asturiano Ordoño I(821-866) que trataba de debilitar el poder del emir. Pero tanto los sublevados toledanos como las tropas de Ordoño I fueron derrotadas en la batalla de Guadalacete en 852. Aun así, Muhammad I quería asegurar su dominio sobre Toledo y decide construir una fortaleza sobre una colina donde controlaba la visión de todos los caminos que podían conducir a Toledo.
En esta colina, que hoy ocupa el Palacio Real de Madrid, se erige la fortaleza de Magerit. En los últimos años de su gobierno ordena la construcción de una muralla para defender el núcleo de población surgido junto a la fortaleza . A lo largo del siglo siguiente empieza a aparecer en diferentes documentos el nombre de Mayrit entre los árabes y magerit entre los cristianos que escriben en latín, hasta que con el tiempo se combinarán ambas formas para dar lugar al nombre de Madrit. En 932 las tropas del rey de León, Ramiro II  el Grande(898-951) tratan de ocupar Madrid , aunque lo que hace es arrasarla y llevarse todo el botín que puede ,para luego marcharse. En estos años florecen en la villa la cultura árabe con la creación de escuelas de astronomía y con la figura destacada de Abu I Qasim Maslama, llamado el Madrileño , que se convertiría en uno de los intelectuales más importantes del califato de Córdoba a finales del siglo X y comienzos del siglo XI , pues muere en Córdoba en 1007. Contó con la ayuda de su hija , Fátima de Madrid, una de cuyas obras , “Tratado del astrolabio” aún se conserva en la biblioteca del Monasterio de  El Escorial .



Restos de la Muralla Árabe de Madrid que sería construida durante el último cuarto del siglo IX por el emir de Cordoba Muhammad I (823-886) con el fin de proteger el núcleo de población construido alrededor de la fortaleza de Magerit, erigida por orden del propio Muhammad I en 856 para poder vigilar el camino  que conducía a Toledo de posibles incursiones del reino de Asturias o de otras familias árabes rivales (foto tomada de http://esmadridnomadriz.blogspot.com



Parece ser, aunque no esté confirmado por todos los historiadores, que en 1047 Madrid fue ocupado por las tropas del rey de Castilla, Fernando I (1016-1065) , pero no la pudo retener en su poder y se la devolvió al rey árabe de Toledo , a cambio de que este le pagara tributos. Años después el nuevo rey de Castilla y de León, Alfonso VI(047-1109) se decide a emprender la conquista de Toledo, y como paso previo en 1080 se produce la conquista de Madrid . Así lo cuentan los cronistas de su tiempo “Le pareció empezar la conquista de Madrid, por ser lugar fuerte y muy dispuesto para hacer plaza de armas y frontera contra los moros;executólo poniendo sitio apretado” Parece que Alfonso VI iba al frente de unos doscientos caballeros y quinientos hombres de infantería, pero aunque la conquista se presentaba fácil se encontró con una fuerte resistencia . Como creo haber contado ya en algún artículo, un chico, apenas un adolescente , se escapó de la fortaleza para llegar hasta el campamento del rey y afirmó que él sería capaz de abrir las puertas de la ciudad.
Cuando el rey le preguntó como se llamaba, le respondió que “me llaman gato”, que era el apodo que le habían dado los soldados por su agilidad. Al día siguiente, el joven subió ayudado por una soga por uno de los muros que, por su altura, parecía imposible que nadie lo escalase y estaba por ello sin vigilancia. Consiguió llegar hasta una de las torres de vigilancia y después de atar la soga en uno de sus extremos la lanzó para que pudieran subir en silencio las tropas de Alfonso VI. Según la leyenda así consiguieron tomar Madrid los cristianos y el joven al que todos conocían como Gato se convirtió en un héroe y la palabra gato se convirtió en sinónimo de valor y coraje. Con el tiempo la palabra gato serviría para designar a todos aquellos nacidos en Madrid, y por eso aún hoy  se les llama gatos a los madrileños.

La primera página del llamado  Códice de Juan el Diácono o , según algunos investigadores, de Juan Gil de Zamora. Es la principal fuente de información sobre la vida de San Isidro, llena casi toda ella de hechos asombrosos y milagrosos . Sería traducido en el siglo XVI por el valenciano Jaime Bleda(foto tomada de http://www.archimadrid.es 
Si hemos dado este paseo por la historia es para ubicar a nuestro protagonista , Isidro de Merlo y Quintana, que habría nacido en Madrid en 1082. Casi todo lo que sabemos de su vida procede del Códice de Juan Diácono, que data de la primera mitad del siglo XIII, bajo el reinado de Fernando III el Santo (1199-1252) rey de Castilla. Parece ser que Juan era un sacerdote que había conocido a Isidro personalmente y que  recogió hechos de su biografía y algunos acontecimientos extraordinarios que lo rodeaban, aunque hay historiadores que lo atribuyen a Juan Gil de Zamora, un franciscano que habría vivido entre 1240 e inicios del siglo XIV  . Siglos después, el historiador y religioso dominico valenciano Jaime Bleda (1550-1622) lo traduciría con el título de “Vida y milagros del glorioso san Isidro , labrador de Madrid, por Juan Diácono, Arcediano de la misma villa, con adiciones en dos libros y un tratado de la vida y milagros de la Sierva de Dios María de la Cabeza, única mujer del santo” .
El Códice comienza describiéndonos así la vida de San Isidro: 
“En Madrid, perdura el recuerdo del bienaventurado Isidro, gloriosísimo testigo de nuestro señor Jesucristo, el cual, aun siendo un sencillo labrador , era tenido por devoto del Señor y afable con sus semejantes; como seguidor no descuidado sino escrupuloso de las Sagradas Escrituras, anteponía no lo temporal a lo espiritual , sino lo espiritual a lo temporal. En efecto, cada día , según he sabido por lo que cuentan los hombres de buena fe, muy de mañana dejaba la faena e iba a rezar a muchas iglesias de Dios, y aunque asombrosamente se pasaba gran parte del día orando, mientras que sus convecinos atendían sus obligaciones, él aprestándose el último pero diligente a su deber , con la ayuda de Dios, superaba el ahínco de los demás, recordando las palabras del Apóstol “Trabajad con vuestras manos, para que podáis socorrer a los necesitados ” y estas otras “Haz siempre algo, para que el diablo te encuentre ocupado”.

Archivo:Palacio de los Vargas Madrid.jpg
El Palacio de los Vargas, Palacio del siglo XVI  situado en la Plaza de la Paja y que era propiedad de la familia Vargas , cuyo fundador, Iván o Juan Vargas, fue el amo para el que trabajaba san Isidro y que había participado junto al rey Alfonso VI en la reconquista de Madrid  (foto de Wikipedia)
En realidad, desconocemos el  origen de la familia de Isidro, aunque lo mas probable es que se encontrasen entre los campesinos traídos por Alfonso VI para repoblar la ciudad después de su conquista, que ya he relatado. Desde muy joven trabajaría primero como pocero y después en las tierras de uno de los hombres más ricos y poderosos del Madrid de entonces, Juan o Iván de Vargas, pues las fuentes históricas utilizan los dos nombres, que pertenecía al linaje de los Vargas, una antigua familia de la nobleza castellana y que había participado junto a Alfonso VI en la toma de Madrid. En su juventud se casa con María de la Cabeza natural según algunos de Uceda, en Guadalajara, y según otros de Caraquiz, Torrelaguna , Canillejas o Talamanca, entre otras localizaciones con las que se ha especulado. Parece además, que su verdadero nombre era Toribia, ya veremos más adelante porque se la llama ahora  María de la Cabeza
Isidro, que destacaba por su gran estatura para la época, pues medía 1,80, llevaba una vida dedicada a la oración, lo que hizo que sus compañeros le acusaran de ser un vago que no hacía su trabajo y se quejan a su amo Iván Vargas con estas palabras recogidas en el Códice del Diácono Juan:
“Venerable señor , nosotros, como conocidos y subordinados tuyos , confesamos que ésta es la verdad: lo que vemos y conocemos redunda en perjuicio tuyo y, velando por tu interés no queremos silenciarlo. Sabed, con toda seguridad, que aquel dicho señor Isidro , a quien elegisteis para trabajar vuestra posesión en el campo por un sueldo anual, levantándose muy de madrugada y después de abandonar el ineludible trabajo del campo para ausentarse , se va a visitar todas las iglesias de Madrid, so pretexto de orar en ellas . Así, puesto que ya avanzado el día vuelve muy tarde al trabajo, no cumple ni siquiera con la mitad de la faena establecida. Por lo demás, no nos tengáis por malévolos o envidiosos al haberos expuesto lo que era útil y provechoso para vuestra casa”

Imagen del Pozo de los Milagros, en el Museo de San Isidro construido en el terreno que antiguamente ocupaba la casa de Iván Vargas. Según la leyenda, Illán, el hijo de Isidro y María de la Cabeza, cayó en su interior, con una profundidad de 20 metros y gracias a las oraciones de su padre el nivel del agua elevó el cuerpo hasta la superficie . Aunque aquí salvó la vida, Illán moriría a tempranda edad e Isidro y María de la Cabeza decidirían vivir separados para consagrar su vida a Dios. En 1997 se ha encontrado un nuevo pozo con el cartel de  Pozo de San Ysidro (imagen tomada de http://pasionpormadrid.blogspot.com
Iván Vargas se fue hasta los campos que trabajaba para él Isidro  y al llegar vió que este seguía rezando mientras, según el Códice, ” Dos yugadas de bueyes de color blanco araban al lado del siervo de Dios y sin propietario”. Situaciones extraordinarias ,como esta que acabamos de ver, rodearían la vida de San Isidro . Otro de estos hechos fue el accidente que sufrio su único hijo,Illán,  cuando siendo aún apenas un bebe se cayó a un pozo del que nadie podía rescatarle. Llegando hasta el pozo, Isidro oró con fervor hasta que el nivel del agua del pozo se elevó y llevó al niño sano y salvo hasta la superficie. Sin embargo, su hijo moriría siendo niño e Isidro y María de la Cabeza deciden separarse para llevar una vida consagrada enteramente a Dios. En la actualidad se puede visitar el presunto pozo del milago en el Museo de San Isidro de Madrid , construido sobre el terreno donde antiguamente se levantaba la casa de Iván Vargas, el cual tiene una profundidad de casi 20 metros . Sin embargo, en 1997 se descubrió en la Ermita de Santa María de la Antigua en Carabanchel Bajo, otro pozo con la inscripción “Pozo de San Ysidro”. No es posible determinar cual de los dos es el verdadero, si es que alguno de ellos lo es.
Otro de los milagros realizados en vida  por Isidro más conocidos sucedió cuando su amo Iván Vargas le visitó mientras trabajaba. Era un día caluroso e Iván tenía sed por lo que le pidió a Isidro un poco de agua. Éste, viendo que se le había acabado golpeo una roca del suelo con su bastón , diciendo “Cuando Dios quería, aquí agua había” y al momento brotó agua del suelo con la que Iván pudo saciar su sed. Sobre este manantial se construiría tiempo después una ermita y ya en el siglo XVI, el emperador Carlos V(1500-1558) y su hijo , el futuro Felipe II(1527-1598), caerían enfermos  por las fiebres, quizás paludismo, y al  beber el agua del manantial ambos sanaron. La esposa de Carlos V, Isabel de Portugal (1503-1539), ordenó construir una nueva ermita, más grande que la anterior, ermita que sería destruida durante la Guerra Civil Española(1936-1939), tras la cual sería reconstruida ,siendo esta la Ermita de San Isidro que hoy podemos visitar. Es en esta ermita donde se halla la Fuente Milagrosa donde todos los domingos por la mañana se puede ir a  beber este agua que , según la leyenda, sana todos los males.

El cuerpo de San Isidro, que no fue embalsamado, se conserva en la Colegiata de San Isidro el Real y sólo es expuesto en fechas muy señaladas . Se espera que la próxima ocasión sea con motivo de octavo centenario de la batalla de las Navas de Tolosa el 16 de julio de 1212(foto tomada de www.tecnosegura.net ) 
Poco más sabemos de la vida de san Isidro hasta su muerte , que la tradición fija un 15 de mayo de 1172 a los noventa años de edad , por eso se fijo esa fecha como día dedicado al santo . ¿Por qué un simple labrador se había convertido en una referencia, en un símbolo y casi una leyenda para los madrileños? Seguramente porque en aquella época Madrid estaba habitada por moriscos, soldados de fortuna , jugadores y con un clero por lo general ignorante y de costumbres morales muy relajadas, por decirlo de algún modo, e Isidro, por su sencillez, devoción y generosidad se había convertido en un ejemplo a imitar por las personas más humildes. Enterrado en el cementerio de San Andrés Apostol,  su tumba se convierte ya desde un principio en lugar de peregrinación y devoción de los madrileños 
Pero no iba a ser el cementerio  de San Andrés  el lugar de su último reposo, pues en 1212 se parecerá a un antiguo amigo para pedirle que su cuerpo sea trasladado a la iglesia de San Andrés, pero este, quizás por temor a las burlas o que le tomaran por loco , no hizo nada. Isidro, inasequible al desaliento como véis, volvió a aparecerse a una mujer que, ésta si, avisó para que se buscara su cuerpo y fuera enterrado en la Iglesia de San Andrés de acuerdo a la voluntad de Isidro.  Así cuenta el Códice el hallazgo del cuerpo “Encontrando su cuerpo intacto y sin daño, y su mortaja en buen estado y entera, desprendiendo un suave olor a incienso”. En nuestros días el cuerpo de San Isidro, o al menos lo que creemos que es el cuerpo de San Isidro, se conservan en la Colegiata de San Isidro el Real . Aunque no fue embalsamado aún se conserva aunque no en muy buen estado, y sólo en fechas señaladas es expuesto a la vista de los fieles , siendo la próxima  posiblemente en 2012 , en el 800 aniversario de la victoria de los reinos cristianos contra los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa.

Fuente Milagrosa de San Isidro, que brotó de un manantial nacido cuando Isidro golpeó con su bastón una roca  de la que surgió el agua con la que Iván Vargas iba a saciar su sed. Siglos después, en el siglo XVI Carlos V y su hijo , el futuro Felipe II sanarían de unas fiebres gracias al agua de este manantial. Isabel de Portugal ordenaría construir la Ermita de San Isidro, destruida durante la Guerra Civil y reconstruida después. Todos los domingos acuden los madrileños que desean recoger este agua presuntamente milagrosa(foto de http://pueblos-espana.org ) 
Según nos cuenta la tradición el rey de Castilla Alfonso VIII(1155-1214) se dirigía hacia el sur para encontrarse con las tropas almohades y estos le habían preparado una emboscada en un paso estrecho que tenían que atravesar las tropas cristianas. Pero antes de que llegasen a ese paso , un joven pastor se acercó al monarca y les enseño un camino por el que no tendrían que atravesar ese paso y eludir así la emboscada preparada por los almohades. Después de librar y vencer en la batalla celebrada el 16 de julio de ese año 1212, Alfonso VIII paso de nuevo por Madrid y decidió visitar el cuerpo de Isidro. Cuando se lo mostraron quedó estupefacto porque el rostro era el mismo que el del pastor que le había salvado de la emboscada. Por este motivo será expuesto su cuerpo 800 años después de aquella batalla decisiva en la Reconquista .
Se le atribuyen más de un centenar de milagros y durante siglos fue considerado un santo aunque no estaba canonizado , lo que sucedería en 1622 bajo el papado de Gregorio XV(1554-1623). En cuanto a María de la Cabeza,que había muerto poco después de Isidro, entre 1175 y 1180,  de la que os dije que su nombre real era posiblemente Toribia, debe su nombre de María de la Cabeza a que su cabeza, separada del resto del cuerpo, ya era expuesta para su veneración en la ermita de Santa María de Torrelaguna , en cuyo cementerio estaba enterrada  De ahí tomó su nombre de Santa María de la Cabeza.

Foto de la Pradera de San Isidro en 1922 publicada en la revista Nuevo Mundo. Aún hoy los madrileños conservan la tradición de reunirse en esta Pradera para celebrar el día de San Isidro cada 15 de mayo (foto obtenida de http://rayosycentellas.net )
Y aqui termina este artículo dedicado a una parte de la historia de  Madrid y a su  patrón que celebraremos en apenas cuatro días. A todos los que me leen desde otras naciones, en particular de las naciones hermanas de América, si venís a España no dejéis de visitar esta ciudad, quizás no sea la más bonita, ni la más monumental , ni la más antigua, pero os  enamorará por la vida que late en ella, una ciudad viva, en crecimiento y siempre abierta al que viene de fuera. Termino este artículo con los versos del poeta español Antonio Machado, quizás los más célebres escritos sobre Madrid
Madrid, Madrid; qué bien tu nombre suena,
rompeolas de todas las Españas!
La tierra se desgarra, el cielo truena,
tú sonríes con plomo en las entrañas

LA FUNDACIÓN MÍTICA DE MADRID :OCNO BIANOR

Si Atenas fue fundada por el príncipe Teseo, quién había dado muerte al Minotauro, y Roma por los gemelos Rómulo y Remo, quienes sobrevivieron gracias a recibir la leche de una loba, nuestra querida Madrid no iba a ser menos, y también tiene a un príncipe en su nacimiento. Este artículo es el primero de una serie de artículos que pretendo escribir sobre Madrid y su historia, para que todos conozcamos un poco más los misterios  de la hermosa ciudad en la que vivimos.

Pero, para conocer su historia debemos remontarnos muy atrás en el tiempo, al final de la guerra de Troya ,que había enfrentado a troyanos y aqueos hacia el siglo XII a.C. Una guerra mitológica donde los dioses y los héroes compartían el campo de batalla. Todos conocemos como,finalmente, los troyanos fueron derrotados gracias a la astucia de Ulises, que se escondió junto a sus hombres en el vientre de un inmenso caballo de madera que dejaron abandonado frente a las murallas de Troya, mientras los aqueos fingían una retirada. Los troyanos lo metieron dentro de sus murallas creyendo que era un presente de los dioses y se dedicaron a celebrar la victoria. Al amparo de la noche ,Ulises y sus hombres salieron del interior del caballo, abriendo las puertas de la ciudad para que entrasen los aqueos. Troya caía así  en manos de los aqueos y terminaba una guerra que había durado diez años, una guerra iniciada por una mujer, la bella Helena.

Entrada del Caballo, con Ulises y sus hombres escondidos en él,  dentro de la ciudad

Uno de los príncipes troyanos que logró huir se llamaba Bianor , y junto con su familia navegaron hasta las tierras que hoy conocemos con el nombre de Albania y allí se estableció. A su muerte, le sucedió su hijo Tiberis que tenía dos hijos, uno legítimo y otro bastardo fruto de su relación con una pastora llamada Manto.Manto le puso por nombre a su hijo Bianor, en recuerdo de su antepasado. Para que no hubiera problemas en la sucesión, el hijo legítimo de Tiberis  se quedó con el reino de su padre, mientras que Manto y su pequeño hijo Bianor fueron enviados al norte de la actual Italia , donde  fundaron la ciudad de Mantua, en honor de Manto.
 
Los años pasaron y cuando Bianor ya es adulto, su madre desea entregarle el reino. Bianor le dice entonces a su madre que ha tenido un sueño en el que Apolo, el dios de la profecía, le ha hablado para decirle que tiene que abandonar la ciudad y dirigirse hacia donde muere el sol o todos perecerán por una terrible epidemia. En un principio, Manto se ríe por la ingenuidad de su hijo, pero poco después mueren de una extraña enfermedad  algunas de las personas más importantes del reino. Convencida de la verdad de la visión del joven, Manto le deja partir pero le pide que adopte el nombre de Ocno Bianor(ocno significa “el que posee el don de ver el futuro a través de los sueños“).

Después de un viaje de diez años hacia poniente, una vez más aparece el número diez como los años que Ulises anduvo errante en busca de Itaca,  Ocno Bianor tuvo un nuevo sueño en el que Apolo le anuncia que justo donde se encuentra en ese momento es donde tiene que fundar su nuevo reino, pero  también le avisa que si desea que su pueblo sea feliz y próspero deberá sacrificar su vida .

Ocno Bianor despierta del sueño y ,al mirar a su alrededor, descubre que está rodeado de un hermoso  paisaje con un río y bosques de encinas y madroños. También, entre las colinas, se ven aquí y allá pequeñas aldeas y hacia ellas se dirige. Habla con la gente que allí había (no me preguntéis como sabía su lengua si nunca había estado allí, los relatos míticos hay que aceptarlos como son pues con la magia todo es posible) y así se enteró que ellos se daban el nombre de Carpetanos, que significa “los sin ciudad”. Habían venido de oriente y construyeron ciudades en la costa, para perderlas a manos de otros pueblos y por ello habían buscado refugio en el interior.Sin embargo, sus sacerdotes les prohibieron fundar más ciudades hasta no recibir una señal de los dioses.

Antes de seguir os hago sólo un inciso. Los carpetanos existieron realmente y eran un pueblo celta que habitaba la zona comprendida entre la sierra del Guadarrama y el curso del río Tajo.

Volviendo con Ocno Bianor, les dijo a los carpetanos que él era la señal enviada por los dioses, pues el mismo Apolo le había ordenado fundar allí  una nueva ciudad. En un principio sus palabras fueron acogidas con recelo, pues pensaban que lo que quería era gobernarles, pero entonces Ocno les desveló que tendría que sacrificar su vida a cambio de la prosperidad de la ciudad y al ver su valor y generosidad terminaron por aceptar su palabra.

Tiempo después, la ciudad fue construida pero nació una disputa cuando tuvieron que consagrarla, ya que los ancianos que habían hablado con Ocno Bianor pretendían consagrarla a Apolo, el dios que había ordenado la fundación , mientras que otros carpetanos querían consagrarla al culto de toros y verracos que formaba parte de su cultura (podéis encontrar muestras de este culto en los célebres Toros de Guisando , cerca de la población abulense de El Tiemblo , que además es célebre porque fue donde se firmó el Tratado de los Toros de Guisando donde el rey Enrique IV de Castilla concedía a la futura Isabel la Católica el título de princesa de Asturias y, por lo tanto, heredera al trono de Castilla).



Toros de Guisando, restos del culto al toro celta

Ocno Bianor tuvo un nuevo sueño, con sueños como los suyos mejor no tener pesadillas,  en el que le habló Apolo diciéndole que la ciudad tenía que ser consagrada a la diosa de la tierra, Metragirta o Cibeles, que además era también diosa de la vida, la muerte y la resurrección, pero además le anuncia que ha llegado el momento de entregar su vida en sacrificio.Ocno reune al consejo de ancianos de los carpetanos y les comunica que debe ser enterrado vivo en un pozo y con su muerte terminaría toda discordia entre ellos y la ciudad sería prospera bajo la protección de los dioses.

Los carpetanos cumplieron la voluntad de Ocno Bianor, lo enterraron vivo e hicieron guardia junto a su tumba hasta que, una noche, se desató una gran tormenta y una enorme nube descendió desde las cumbres del Guadarrama,  y entre las nubes se podía adivinar la forma de un carro y una mujer que lo guiaba. Se detuvo sobre la tumba de Ocno Bianor y lo llevó a los cielos (relato que recuerda otras ascensiones a los cielos como la del profeta Elías en el Antiguo Testamento ,quién subió en un carro de fuego)

La ciudad recibiría el nombre de la diosa a la que fue consagrada, Metragirta, que posteriormente fue evolucionando como  Maiorito, Magerito, Magareto, Mayorito, Maieritum, Mageritum, Magerit, Madrit y ,finalmente, Madrid.

La diosa Cibeles o Metragirta a la que, según la leyenda, fue consagrada la ciudad   

Hasta aquí el mito de la fundación de Madrid. Si nos remitimos a lo que nos cuenta la historia, los primeros indicios de la existencia de un núcleo habitado se remontan al gobierno del emir Muhammad I en la segunda mitad del siglo IX. El emir construyó una fortaleza para vigilar los pasos de la sierra del Guadarrama  y junto a ella se construyó un pequeño pueblo que daría origen a Madrid.Pero esa es ya otra historia